¿Por qué un controller externo?

Para responder a esta pregunta, empezaremos haciendo una breve definición de esta figura de la moderna gestión empresarial.

El Controller es la persona encargada de la supervisión de los procesos de Planificación, Control y  Reporte. En principio, puede parecer un puesto reservado para grandes corporaciones pero hoy en día son muchas las PYMES que cuentan en sus plantillas con profesionales dedicados exclusivamente al control de gestión.

El fin último del control es velar por el cumplimiento de los objetivos marcados por la dirección.

La incorporación de un controller libera a la alta dirección de las funciones de supervisión y control, pudiendo dedicar ese tiempo a las actividades productivas del negocio. Un buen sistema de control de gestión identifica problemas, desviaciones e ineficiencias antes de que adquieran una dimensión nociva para la empresa.

¿Por qué un Controller externo?

Los 2 motivos principales que justifican la contratación de un Controller externo son: Ahorro e independencia.

Ahorro, porque una contratación externa hace mucho más económico el servicio. Con esta fórmula de externalización, se puede contar con un profesional dedicado exclusivamente al control de gestión sin necesidad de hacer frente a una contratación en plantilla (Salario + Seguros Sociales + Otros Gastos).

Independencia, porque es vital para el correcto desarrollo de la función supervisora del controller. La externalización reduce al máximo la creación de vínculos entre controlador y controlado, lo que, inequívocamente, optimiza su trabajo.

KPI Controllers es pionera en la externalización del control de gestión para empresas.