Controller en el Senado

Sin entrar a valorar la utilidad del Senado, sí que me pregunto cómo es posible que no exista el más mínimo mecanismo de control  que evite que un Senador pueda realizar más de 30 viajes particulares en avión.

Es tan difícil que sus Señorías (o sus subalternos) rellenen un pequeño informe de Justificación de Gastos de Viaje. En cualquier empresa, con un mínimo de control sobre los gastos de viaje, cuentan con documentos internos más detallados; pero sería suficiente así:

Gastos viaje

Observaciones

• OJO! Con el concepto “Otros”, que aquí, a mucha gente se le va de las manos.

• Los Gin-Tonics no forman parte de la pirámide alimenticia.

• No se admitirán viajes en el periodo de vacaciones de sus Señorías.

• Adjuntar con una grapa las facturas y tickets.

 

Y la segunda parte; con el gasto anual que supone el Senado (más de 50 millones de euros, que se sepa) no se podría contratar a un controller, o a un auditor interno, que le echara un ojo de vez en cuando a estos temas. Quizás, esto le correspondería al Tribunal de Cuentas, pero teniendo en consideración la cantidad de goles que le meten al año, mejor alguien de fuera.

Con un controller, o con un auditor independiente, que publique el resultado de todo su trabajo en el Web del Senado, a lo mejor, insisto, a lo mejor, no se darían casos como el conocido la semana pasada.

En próximas entregas: Controller en el Ayuntamiento y Controller en la Diputación Provincial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres + = 8

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>