Controller en el Senado

Sin entrar a valorar la utilidad del Senado, sí que me pregunto cómo es posible que no exista el más mínimo mecanismo de control  que evite que un Senador pueda realizar más de 30 viajes particulares en avión.

Es tan difícil que sus Señorías (o sus subalternos) rellenen un pequeño informe de Justificación de Gastos de Viaje. En cualquier empresa, con un mínimo de control sobre los gastos de viaje, cuentan con documentos internos más detallados; pero sería suficiente así:

Sigue leyendo